OTRAS LETRAS


***

este poema fue citado por sean penn en la película "21 gramos", por demás decir unas de más películas favoritas: 

"La tierra giró para acercarnos,
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño,
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio."

Eugenio Montejo (Caracas, Venezuela, 1938-2008)



***
                                   



POEMAS SOBRE TU PECHO 

y vos tomabas

con tus dedos de suspiro
los pétalos de sus palabras
y posabas sobre ellos
tus labios de brisa enamorada
acariciando sus cabellos
ensortijados de arcoíris
cerrando tus ojos
con sus poemas palpitando
sobre tu pecho…


REVELADO Y REBELADO 





***




Cortesía de http://bibliopoemes.blogspot.com "poema para los Poetas en su día"
LOS POETAS 
Texto: Léo Ferré / Miquel Pujadó 

Música: Léo Ferré Son seres muy extraños, que viven de la pluma

o que no viven paso, depende de la estación.
Son seres muy extraños, que atraviesan la broma
con pasos leves de pájaro bajo alas de canción.
Encerrada en un frasco tienen el alma prima;
su dinero, los libros que nunca han editado;
su mujer vive ligada a alguna rima
que nos habla del amor y del fruto deseado.
Y pintan de colores el asfalto gris y discreto:
cuando pisan, creen que van por el océano.
Con cintas de terciopelo decoran el alfabeto
y sacan por las calles las palabras a pasear.
Tienen a menudo un perro, compañero de vino y miseria,
que los lame tiernamente las manos, mientras le sale
de los ojos brillantes y húmedos la luz fiel y etérea
que los guía lejos, muy lejos, el país del Absurdo.
Son seres muy extraños, que al contemplar las flores
ven, escondidos, sonrisas femeninos.
Son seres muy extraños, que cantan las desgracias
haciendo sonar su corazón como suenan los violines.
Con brazos sin plumas, añoran las grandes alas
que la Literatura enganchará más tarde
a su espectro gélido, cuando suban las escaleras
que los lleven de la Muerte en los grandes salones del Arte.
Caminan por el azul, con la cabeza en las villas,
y saben pararse para bendecir los caballos.
Caminan por el horror, con la cabeza en las islas
donde los verdugos ni llegan ni pueden hacer estragos.
Tachan de artificiales sus breves paraísos,
y meten sus versos al fondo de un calabozo,
como si pudieran recluirse un bloque de pisos
porque en la cllaveguera están los dueños y señores.
Se ha producido un error en este gadget.

+Visitadas

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.