domingo, 30 de noviembre de 2008

HE APRENDIDO A VER MÁS ALLÁ DE MIS NARICES

He aprendido a ver más allá de mis narices, he aprendido a mirar para otros rumbos, ya no creo más en los principios, porque la vida tiene otros ritmos, otras culturas, otras religiones, otros modos de vida, otras vidas…
He aprendido a ver mas allá de mis narices, porque abrí mi mente y mi inconciente, ya no soy aquella que miente cuando habla de igualdad, aquella q no entiende, porque en lo único ve es que somos diferentes… He aprendido a ver mas allá de mis narices, porque ahora ya no soy de aquí, ahora soy del mundo, quiero vivir como en oriente, amar como en occidente, aprender de los sabores y respirar hondo y fuerte… He prendido a ver mas allá de mis narices, ahora no soy tan niña ni tan adulta, ahora solo soy mujer vivo y respiro, aprendo escuchar a tomar un poco de aquí de allá, unir todo con un hilo, es mi destino y mi filosofía… Ya no existe nada que me impida expresar mi descontento, o mi alegría, gritar al viento lo que siento, aunque sea un impulso o una mentira…. He aprendido a ver más allá de mis narices, porque ahora miro hacia dentro, porque ahora tengo ni propio pensamiento y ya nada me detiene cuando hay algo que quiero, porque ahora soy tan libre como el viento… Porque tengo otros métodos, sigo la luz de mis derechos y lucho por ser un solo concepto en donde todo embone muy perfecto y donde se acepten los defectos… He aprendido a ver más allá de mis narices, porque no creo en la igualdad porque somos distintos en cultura, en ganas, en trabajo, en amor, en odio, en guerra, en sexo, razón y hasta en verdad. Porque no acepto la imposición y porque no apruebo la violencia, no permito el racismo ni en la piel, ni en religión, ni en la ideología, ni en la nación. He aprendido a ver más allá de mis narices, porque si yo respeto a todos, todos deben respetarme a mi, y la única ley que apruebo es que mis derechos terminar cuando comienzan los otros. Si yo soy capaz de entender que existe un limite aunque los derechos de otros estén tan lejos, se que todos podemos Si yo soy capaz de defender los míos a gritos y sin violencia, se que todos podemos ponerle límites a nuestro terreno sin hacer discursos violentos… He aprendido a ver más allá de mis narices, porque ahora si me respeto, porque ahora me amo, y me merezco, porque ahora si soy del mundo y porque ahora no me cayo sino que grito cuando algo no es justo…. JHANOA

1 comentario:

  1. Bienaventurado el hombre que no sigue las consignas del partido
    ni asiste a sus mítines
    ni se sienta en la mesa con los gangsters
    ni con generales en el consejo de guerra
    Bienaventurado el hombre que no espía a su hermano
    ni delata a su compañero de colegio
    Bienaventurado el hombre que no lee los anuncios comerciales
    ni escucha sus radios
    ni cree en sus slogans

    Será como un árbol plantado junto a una fuente

    Ernesto Cardenal

    ResponderEliminar

NatGeo||Arte-Instantáneo

+Visitadas

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.